miércoles, 5 de agosto de 2009

Guía sobre las botas I: Partes y caracteristícas

Como la primera guía que hice fue Escogiendo un calzado adecuado, los errores de la inexperiencia hicieron que quedara muy confunsa y poco útil, y más una vez comparada con la posterior guía sobre los crampones. Así pues, creo que le conviene un lavado de cara y me dispongo a hacer una reedición completa de arriba a abajo para dejarla bien bonita. Espero que esta vez sirva de más utilidad y tenga el mismo éxito (o parecido) que su sucesora.

Puestos en faena otra vez más, allá vamos con una nueva guía para todo aquel que le pueda interesar y seguir aprendiendo (y me incluyo yo jeje). Ladrillo va:

La bota de montaña, sus partes y características.

Aunque este diagrama no representa en absoluto todo el amplio abanico de modelos que hay en el mercado, por lo menos nos sirve para hacernos una idea de la bota estándar de media montaña, y extrapolarlo un poco a todos los demás tipos sin necesidad de sacrificar una bota nuestra cortándola por la mitad para diseccionarla.

Ciertos fabricantes sí que se han tomado la molestia o el arrebato de hacerlo con algún modelo suyo y lo exponen en las tiendas especializadas (junto a la bota intacta) para apreciar bien como están construidas. Es bastante recomendable echarle un vistazo y observar las diferentes capas que seguro que comparándolo con esta imagen se puede aprender bastante.



Partes de una bota técnica de montaña

1. Casco rígido para la protección de los dedos.
2. Plantilla extraíble, absorbente y transpirable.
3. Entresuela anatómica.
4. Doble y triple cosido.
5. Gancho con sistema autobloqueante.
6. Cordón de alta resistencia.
7. Anillas de lazado rápido, inoxidables.
8. Cuello de caña acolchado.
9. Tirador para calzarse.
10. Membrana impermeable/transpirable.
11. Zona acolchada para incrementar el confort.
12. Soporte rígido para envolver y proteger el talón.
13. Amortiguación del talón.
14. Densidad media para amortiguación.
15. Suelas con grabado antideslizante.
16. Pared lateral. Soporta el pie en el canteo.
17. Exterior en piel hidrófuga.
18. Protección añadida para las costuras de la entresuela.

Y ahora a explicar detalladamente en qué consiste cada parte, que aunque parezca sencillo, las botas encierran una pequeña gran obra de ingeniería:


* * *


1. Casco rígido para la protección de los dedos.

A medida que la bota aumenta en complejidad y tiene un uso más técnico, el casco será inexistente, blando o totalmente rígido. A la hora de progresar por terrenos escarpados, transitar por grandes pendientes o escalar paredes rocosas la bota siempre será más segura para nuestros dedos si esta posee un casco rígido. Esto nos evitará reventarnos los dedos al dar una patada indeseada a una piedra o aplastarlos al introducir el pie en alguna fisura de la roca.

Están mayoritariamente hechos de plástico duro, y pueden presentarse por fuera de la bota o estar dentro de esta y cubierto por el ante o la piel, aunque sin duda será mucho más duradero y alargará la vida la bota si este va por fuera. En las botas de alta montaña no plásticas está debajo de la piel y cubierto por una gruesa película de caucho, si esta con el uso se desgasta, es posible recauchutarla y seguir alargando la vida de la bota.


2. Plantilla extraíble, absorbente y transpirable.

La plantilla aunque parezca algo muy sencillo, es bastante útil y necesaria. Se sitúa sobre la entresuela encargándose de brindar cierto almohadillado para aportar mayor confort, amortiguar la pisada, mejorar el aislante térmico, aumentar la sujeción y absorber o evacuar el sudor. Podemos encontrarlas sencillas de gomaespuma, algo más sofisticadas con refuerzos de distintas densidades o gel en el talón, y las más complejas que son hasta calefactables. Estas últimas mediante unas resistencias en su interior unidas por cables a unas baterías, nos permitirán tener las plantas de nuestros amados pies bien calientes, y aumentar así nuestro confort o incluso evitar congelaciones cuando las temperaturas sean muy bajas.

Las plantillas más modernas han abandonado la forma totalmente plana para buscar la ergonomía, de esta forma tienen en el perímetro de la zona del talón un realce para que este quede más sujeto y una prominencia en la zona donde se arquea el pie. Un ejemplo de plantilla moderna es la Comform'able volcano.

Todas las plantillas están constituidas por una serie de capas hidrófilas o hidrófugas. La primera capa de la plantilla a menudo posee una serie de perforaciones o microperforaciones que varían de tamaño en las aéreas de mayor sudoración del pie, para que de esta forma, el sudor avance en sentido descendente hasta la siguiente capa que lo absorberá, y así sucesivamente hasta terminar en la última capa microporosa y transpirable al final de la plantilla que lo evacuará. de este modo se logra dejar el calcetín lo más seco posible sin que se vea comprometida la temperatura del pie por la humedad.


3. Entresuela anatómica.

La entresuela es la base para la plantilla y de nuevo, también puede estar constituida en varias capas. Su fin también es similar a la plantilla, aislar térmicamente ya que la suela suele estar muy fría al caminar por nieve o superficies heladas, aumentar la amortiguación, y dictar la rigidez o flexibilidad necesaria para la bota. Las entresuelas pueden ser plásticas, de goma, de aluminio, de madera o hasta de fibra de carbono en las más modernas y técnicas.

La entresuela según su forma, contribuirán aún más a la ergonomía de la plantilla. Es crucial que la entresuela sea lo más ergonómica posible para adaptarse a nuestro pie, no solo ya por la comodidad, si no por el aumento de eficacia en la pisada, y el beneficio que presta para prevenir dolores, fatiga e incluso lesiones en la planta del pie.

Una entresuela totalmente plana será bastante incómoda para caminar y nuestro pie "bailará" un poco dentro de la bota al no estar tan sujeto. Esto puede tener la consecuencia de hacernos propensos a acentuar la supinación o supronación de nuestra pisada, y causarnos diversas rozaduras. Afortunadamente las entresuelas totalmente planas están prácticamente obsoletas y salvo modelos muy viejos o muy básicos, ya apenas se usan en calzado deportivo y técnico.


4. Doble y triple cosido.

Siempre y cuando la bota no tenga una carcasa plástica, un cosido a máquina se encargará de unir firmemente las diferentes piezas que compongan la parte externa de la bota. Hay que mencionar que en las contadas botas demasiado técnicas se han eliminado debido a que las costuras tienen un par de inconvenientes; son el punto más débil frente al agua y serán las primeras zonas en calar, y que en el caso de botas con relleno de fibra, cuantas más costuras se den, mas difícil será que el relleno de la bota se distribuya uniformemente.


5. Gancho con sistema autobloqueante.

Esta pequeña pieza normalmente situada donde termina el empeine, se encarga de bloquear los cordones una vez pasa por ellos. Con esto se consigue que tengamos la bota firmemente atada de empeine hacia abajo, pese a tener la caña completamente desatada de empeine para arriba.


6. Cordón de alta resistencia.

Dependiendo de la calidad de la bota, puede ser un sencillo cordón de algodón, o autenticas cuerdas en miniatura de 2mm a 6mm con su alma y su funda. Pueden tener también dependiendo del fabricante y el modelo, un tratamiento hidrófugo para mantener mejor la impermeabilidad.


7. Anillas de lazado rápido, inoxidables.

Serán los puntos por donde pasen los cordones diseñadas en forma de gancho para evitar que estos no se salgan y así ceñir más eficientemente. Como pequeño apunte, habría que mencionar que no siempre se emplean estos materiales, por ejemplo, la Spantik de La Sportiva, reemplaza el acero por plástico con igual eficacia.


8. Cuello de caña acolchado.

El almohadillado protege de la aparición de rozaduras por el movimiento de la caña. Existe toda una variedad de ellos ya que pueden estar hechos sin relleno en neopreno, o bien con relleno y forrados en cordura o piel de diferentes grosores (por citar los materiales más comunes, aunque hay muchos más). Igualmente, puede incluirse una pequeña polaina como por ejemplo, en las Peak GT RR plus de Zamberlan

La altura de la caña se ve condicionada por el tipo de bota. Conforme más técnica sea esta, más alta será. Esto se hace así debido a que en terrenos excesivamente abruptos protege nuestros tobillos de torceduras y golpes, aporta mayor abrigo(aunque no me atrevería a afirmar que lo hace hasta unos niveles determinantes), evita que entre nieve al pisar en nieve profunda, y la bota queda más sujeta a nuestro pie. Sin embargo, cuanto más alta sea la caña, más se resentiran nuestros gemelos y nuestro empeine, por ello es preciso que las botas tengan una buena flexión de la caña en caso de que esta sea alta para que no nos restrinjan demasiado los movimientos naturales del tobillo.


9. Tirador para calzarse.

Ayudará a que el pie entre más fácilmente en la bota, aunque no todas las botas tienen estos tiradores puesto que suelen ser bastante fáciles de poner y quitar. También sirven para colgarlas cómodamente para que se sequen.


10. Membrana impermeable/transpirable.

Por debajo de la capa más externa de la bota, se encuentra la membrana impermeable y transpirable. Su finalidad es evacuar el sudor de nuestro pie en forma de vapor, mientras que a la vez evita la entrada de agua. Esto se consigue gracias a la creación de una membrana microporosa por la que las gotas de agua, al tener unas moléculas más grandes que los poros de la membrana, no pueden cruzarla, mientras que el vapor de agua, que si tiene unas moléculas más pequeñas, puede atravesarlos con facilidad. Estas membranas también protegen eficazmente contra el viento, ayudando a conservar mejor la temperatura. Aunque mucho ojo, aunque ayuden en cierta medida a mantener la temperatura dentro de la bota, eso no significa para nada que abrigue más ni posea mejor aislante térmico.


11. Zona acolchada para incrementar el confort.

Debajo de la membrana, muchas botas se rellenan con un poco de fibra para evitar rozaduras aumentando considerablemente el confort y de paso aumentar la capacidad calorífica especialmente en las de alta montaña. Todo ello sin sacrificar el ceñido.


12. Soporte rígido para envolver y proteger el talón.

Debajo de la piel, la membrana, y el relleno, algunas botas tienen una capa más que puede estar preformada y cuya función es envolver nuestro pie y nuestro talón para sujetarlo correctamente, aumentando la protección de la bota y protegiéndonos de torceduras.


13. Amortiguación del talón.

Muchos fabricantes además de utilizar plantillas, varias capas de entresuela y elaboradas suelas, añaden en la entresuela un refuerzo extra para el talón ya que esta parte de nuestro pie es la que más sufre debido a los impactos que se producen al caminar.


14. Densidad media para amortiguación.

Antes del grabado de la suela, se añade una capa extra de goma para amortiguar y aumentar el aislante. Como los puntos 13 y 14 tienen mucho en común, se podían haber combinado en uno solo, pero bueno, el diagrama es así. Y para que quede más claro, una imagen que ofrece La Sportiva para apreciar las diferentes capas de la suela.


15. Suelas con grabado antideslizante.

Antaño se fabricaban en caucho o uretano, pero desde que se inventó la goma vulcanizada a principios del siglo XX la inmensa mayoría de las botas con cierta calidad incluyen la patente Vibram, que aumenta con creces la adherencia en superficies húmedas y heladas, y su durabilidad.

De todas formas, hay que tener en cuenta también la dureza de la suela, ya que si esta es demasiado dura será más propensa a resbalar en terrenos humedos o mojados pero durará más, por el contrario, una suela blanda tendrá mejor agarre pero durará menos.

Para conocer más sobre el grabado y diferentes dibujos de la suela, resulta bastante interesante observar este apartado que dedica Bestard en su web.


16. Pared lateral. Soporta el pie en el canteo.

Al igual que la punta de las botas y su casco rígido, esta pared lateral en función del uso al que estén destinadas las botas, será blando (inexistente), semiblando, o rígido. En las botas de alta montaña no plásticas, una banda de caucho cubre la piel, en las botas de media montaña un refuerzo cosido encima del cuero aumenta la resistencia, y en las botas de paseo es casi inexistente.


17. Exterior en piel hidrófuga.

Parte clave de la bota, puede ser en cuero (tratado con hidrorrepelentes o sin él) de diferentes curtidos, CeraCom, plástico... será nuestro escudo frente al clima exterior.


18. Protección añadida para las costuras de la entresuela.

En las botas más antiguas, la suela se claveteaba o se cosía a mano. Posteriormente se abandono el claveteo y el cosido se hacía a máquina, y actualmente no son muchas las botas que lo mantienen (hoy en día las suelas se unen unas a otras mediante termosellado). Aquellas que aún lo conservan, lo recubren mediante una película de látex o goma para que el hilo este protegido del agua y del roce.

* * *

La verdad es que a veces me pregunto si semejantes muros de texto se pueden considerar como algún tipo de tesis de montaña.

Aquí concluye esta primera parte de la guía sobre botas, continúa en el siguiente artículo, Guía sobre las botas II: Tipos de botas. (Si crees que puede mejorarse esta guía añadiendo o modificando la información, ¡no dudes en participar!)

4 comentarios:

Eskorpio dijo...

Buena entrada. Un apunte, en el apartado 15 el enlace a Bestard ha cambiado, ahora es este: http://www.bestard.com/tecnologia_suelas.php

Wolf dijo...

Oh, muchísimas gracias Eskorpio. Todo un detalle, lo arreglo ahora mismo.

Saludos!

cefa dijo...

Hola,
me gustaría hacerte una consulta. Dispongo de unas botas Asolo modelo Aspe. Me podrías indicar qué tipo de bota es: B0, B1 y si se puede acoplar algún tipo de crampón?
Muchas gracias, y felicidades por los monográficos

Wolf dijo...

Muy buenas cefa.

No conocía ese modelo pero por lo que he mirado en google me parece un poco más robusto que un B0 aunque no me termina de cuadrar como B1. Unos crampones de correas le irían bien aunque yo solo lo haría para un uso muy esporádico y en absoluto técnico como cruces de neveros o pequeñas travesías por nieve. Para algo más exigente me haría con unas botas más potentes (manteniendo los mismos crampones de correas para no gastarse mucho dinero).

Muchas de nada y gracias a ti también. Saludos y espero haberte despejado alguna duda.